Por Francisco Seabra – Margarida Farelo – Diogo Sousa – Associação dos Antigos Alunos do Colégio S. João de Brito , Lisboa . Portugal

A principios de este año, la Asociación presentó al Ala Juvenil una propuesta bastante irresistible. Un viaje a Barcelona, en nombre de nuestra Asociación, con el fin de conocer a más personas de colegios y universidades jesuitas de todo el mundo, compartir la realidad de nuestra asociación y entender cómo funcionan otras asociaciones en el resto del mundo. Naturalmente, nuestra respuesta fue “Sí”. Empezamos a encargarnos de toda la logística, vuelos, maletas, registros, ¡todo! El 12 de julio sería el día de salida de Portugal.

Cada vez que nos lanzamos de cabeza a algo, creamos expectativas, al final, nos enfrentamos a la realidad. En vista de esto, decidimos que este texto trataría esto, una comparación entre estas dos dimensiones, para entender, junto con los antiguos alumnos que lean este texto, si nuestra participación en el WUJA superó las expectativas o no.
La WUJA nos permitió experimentar tres dimensiones que consideramos los tres objetivos principales de esta conferencia: la dimensión social (networking), profesional (conferencias y talleres) y recreativa (actividades).

En cuanto a la dimensión social, esperábamos encontrar una comunidad más antigua, ya que la idea general de las asociaciones de antiguos alumnos es que es una comunidad más frecuentada por personas lo suficientemente mayores como para ser nuestros padres o abuelos (teniendo en cuenta que tenemos veintitantos años). Además, no esperábamos encontrar una gran variedad de nacionalidades, esperábamos encontrar una comunidad mayoritariamente europea y algunas otras de diferentes continentes.
Nuestra motivación era conocer a tantas personas como fuera posible, independientemente de su edad o país. Cuando llegamos, nos dimos cuenta de que teníamos razón y estábamos equivocados. Incorrecto porque el número de jóvenes ex alumnos era muy alto, alrededor de 70 antiguos alumnos del ámbito juvenil de todo el mundo. Sentimos un enorme espíritu de dedicación, ganas de hacerlo realidad, y algo que nos marcó mucho fue el bagaje que cada persona trajo consigo, las historias, contextos, conversaciones y la variedad de nacionalidades que encontramos, desde indonesios hasta estadounidenses, indios, congoleños y muchas otras nacionalidades. Todo esto superó abrumadoramente nuestras expectativas.

Correcto, porque la comunidad de mayor edad estaba espectacularmente bien representada, muy abierta al diálogo y a compartir sus experiencias, lo que ayudó a superar las expectativas a este nivel.

Las expectativas con respecto a las conferencias eran bajas, pensamos que serían interesantes, aunque no nos dirían nada nuevo. Sin embargo, teníamos curiosidad por ver cómo funcionaría la traducción en tiempo real. En cuanto a los talleres, la idea con la que fuimos allí fue que nos dividiríamos en grupos pequeños (4/5 personas) y que desarrollaríamos un tema y presentaríamos soluciones.

La realidad vivida en la dimensión profesional fue mejor de lo esperado, es decir, los temas de las conferencias fueron muy bien elegidos y los ponentes cautivadores. Sin embargo, notamos que muchos miembros de la comunidad juvenil, a pesar de encontrar los temas relevantes, no los encontraron del todo interesantes para nuestras edades. Un ejemplo de esto es el hecho de que son pocos los jóvenes que ya han tenido contacto con el mundo profesional, o que ya han desarrollado proyectos más grandes, con esto, ciertas conferencias a pesar de haber permitido aclarar ciertas dudas dentro de este tema, no fueron del todo elucidativas, ya que hubo poco contacto con esta misma realidad.

En cuanto a la traducción en tiempo real, de una manera muy simplificada. Los ponentes durante su conferencia hablaban el idioma que más les convenía, los oyentes elegían escuchar el idioma original o solicitar auriculares que tradujeran lo que se decía en tiempo real a los auriculares. Este enorme avance en la tecnología nos sorprendió y es un punto extremadamente fuerte de WUJA, ya que hubo algunos participantes que tendrían alguna dificultad para seguir no solo conversaciones, sino también conferencias.
Además, y dejando el consejo a nuestros amigos en Indonesia, los temas de los jóvenes no siempre son los mismos que los Temas para los ex alumnos mayores. Setrata de entrar por primera vez en el mercado de trabajo, de cómo actuar en determinadas situaciones de pobreza, de qué se espera que hagan los jóvenes. Estos son algunos temas que terminamos discutiendo entre nosotros, pero que creemos que son relevantes en el contexto de una conferencia.
Después de asistir a las conferencias, cada participante fue a la ubicación del taller sobre el tema elegido (tema que correspondía a una de las conferencias escuchadas en la mañana del mismo día), indicaron una sala, donde estaban aproximadamente otros 20 ex alumnos, que eligieron el mismo tema. El taller fue dirigido por un voluntario del congreso y por un portavoz que presentó los temas a tratar y tomó nota de las conclusiones extraídas. Como se mencionó anteriormente, el taller consistió en resolver problemas/problemas contemporáneos relacionados con los temas de las conferencias (Ej: Ecología, Migración, Tecnología, Rol de la mujer, …), donde las 20 personas presentes en la sala dieron opiniones personales y soluciones a los problemas. Esto creó un entorno favorable para la lluvia de ideas, la resolución de problemas globales, la creación de redes y la socialización.
Por último, sobre la dimensión lúdica. Honestamente, esta dimensión era la que más esperábamos . Se suponía que íbamos a la playa, hacer deporte, visitar Barcelona, ver la Sagrada Familia, cenar juntos, …

La verdad es que los momentos de convivencia fueron aquellos que permitieron la creación de vínculos con todos, y nuestra estrategia fue conocer a mucha gente y hacer no solo buenos contactos, sino también buenos amigos, las actividades ayudaron en eso, proporcionaron buenas conversaciones, muchas risas, competencia (saludable, por supuesto) y nos ayudaron a entender lo que hay que hacer, Solo tenemos que descubrir el “cómo”. Un día, tuvimos un torneo deportivo, jugamos baloncesto, voleibol y fútbol, tan pronto como las pelotas comenzaron a abrirse camino a través de los diferentes campos, los espíritus se elevaron, no hubo preocupaciones, solo éramos nosotros y una pelota, todos remando en la misma dirección y haciéndolo en equipo. Los deportes fueron muy importantes para crear un espíritu de compañerismo y trabajo en equipo. Lo mismo ocurre con los momentos sociales, las cenas y las salidas nocturnas. Todo esto permitió la unión de varias piezas de este gran rompecabezas que tiene la comunidad de ex alumnos jesuitas. Siempre es agradable y relajante ir a tomar una copa con gente dispuesta a hablar, pasar un buen rato y, después de algunas discusiones, reconocer que Cristiano Ronaldo es el mejor jugador de fútbol del mundo. Las visitas al Barrio Gótico y a la Sagrada Familia fueron muy agotadoras pero, una vez más, permitieron conversaciones importantes, profundas, divertidas, cautivadoras, etc.

La pregunta que queda es esta: ¿Qué nos llevamos de aquí?

Nos llevamos las conversaciones, nos llevamos los paseos de cañas, nos llevamos nuevas amistades, nos llevamos muchos contactos, nos llevamos la motivación, el entusiasmo y la voluntad de hacerlo siempre mejor, de dar nuestro MAGIS (el juego de palabras fue intencional, en 2023 Lisboa organizará MAGIS23).

También traemos ambición y el coraje de hacerlo mejor para nuestra asociación, así como para WUJA. Traemos un gran deseo de descubrir y hacer que “eso” suceda. Somos el futuro de esta gran unión mundial que se rige por los mismos principios: los principios ignacianos. En realidad, nos traemos con nosotros unas expectativas muy altas para el próximo congreso, que se celebrará en Indonesia en 2025.

Francisco Seabra – Margarida Farelo – Diogo Sousa
Associação dos Antigos Alunos do Colégio S. João de Brito , Lisboa . Portugal